El león

Acabo de encontrar mi cuadernito de apuntes de hace más de un año, he escrito varias interrogantes de mi vida y también sueños, este es uno bastante memorable que tuve:

El león

En pánico entré cuando me dijeron que tenía que limpiar jaula del león.
Lo encontré colgado de las ramas del árbol que, como él, estaba encerrado también.
Gruñó.
Levantó una pata y afiló las garras.
Le dije que sólo iba a limpiar la jaula, le hablaba, no pensaba que me fuera a entender, hasta que de pronto comenzó a hablar.
Me dijo que en días pasados los cuidadores habían matado a palos a la leona, su pareja. Le dije que nada tenía que ver, que era nuevo, no esta enterado, que mis intenciones no eran más que las de limpiar la jaula.
Dudó.
Al rato me dejó pasar.
En una azotea dentro de la misma jaula sacó un pequeño cuaderno y me lo mostró. Estaba lleno de poemas y dibujos.
— Son para mi leona — dijo
Colores e ilusiones esparcidos en las hojas blancas, lo admiré, comenté con él sin mirarlo, estaba ciertamente fascinado en cómo un ánimal podía ser capaz de plasmar tanta belleza. Terminé de verlo e hice un comentario final sordamente.
Cuando volteé a verlo tenía un rostro parecido al mío.